Requisitos para pertenecer al Régimen Simplificado: Qué es, Diferencias y MÁS


8 minutos de lectura

El Régimen Simplificado es la institución que se encarga de los impuestos que pagan los pequeños comerciantes en Colombia. Conocer los requisitos para pertenecer al Régimen Simplificado ayuda a miles de negocios pequeños, los cuales pueden verse favorecidos por las políticas de esta institución.

La legislación tributaria que maneja el Régimen Simplificado incluye a diversos tipos de comercios pequeños. Entre ellos se incluyen a los minoristas o detallistas, que son aquellas personas que se encargan de vender diversos productos en pequeñas cantidades.

En caso de que tengas un pequeño negocio en Colombia o de que quieras tener uno, las características del Régimen Simplificado pueden interesarte.

De ser así, en el siguiente artículo podrás leer todo sobre esta legislación, los requisitos para pertenecer, sus diferencias con el Régimen Común y mucho más.

¿Cuáles son los Requisitos para pertenecer al Régimen Simplificado?

Para pertenecer al Régimen Simplificado y no al Régimen Común los comerciantes deben reunir una serie de requisitos. Estos se deben consignar, hacer el proceso correspondiente y esperar la respuesta definitiva.

Dicha respuesta le corresponde a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), que es la institución encargada de este proceso. De hecho, a través de la página web de la DIAN podrás encontrar la información exacta sobre el procedimiento online para iniciar tu trámite de Régimen Simplificado.

Ahora bien, para poder hacer todo esto y pertenecer al Régimen Simplificado debes reunir los siguientes requisitos:

  • Contar con al menos un año en el mercado que le corresponda al negocio.
  • Tener una cantidad de ingresos inferior a las (3.500) UVT en el año anterior de trabajo. De no ser así, tu compañía no cumple los requisitos para ser considerada como un negocio pequeño.
  • Tener, como máximo, un solo establecimiento, local, oficina, sede o negocio para ejecutar la respectiva actividad de la empresa.
  • No desarrollar en dichas oficinas ninguna actividad bajo franquicia, regalía, concesión, autorización o cualquier sistema que se dedique a la explotación de intangibles.
  • No ser usuarios aduaneros.
  • El monto de las consignaciones bancarias, así como de las inversiones y depósitos, tampoco puede superar las (3.500) UVT.
  • No contar con contratos de prestaciones de servicios o venta de bienes que se encuentren gravados por un valor igual o superior a las 3.500 UVT.

Como puedes ver, el límite económico que se tasa en unidades tributarias para determinar a los pequeños negocios es de 3.500 UVT. Por lo general, las empresas que facturen por encima de ese monto o que no cumplan las normas ya mencionadas no pueden contar con el servicio de Régimen Simplificado.

Cabe destacar que las empresas que quieran celebrar prestaciones de servicios o venta de bienes mayor a los 3.500 UVT deben estar inscritas en el Régimen Común. De no ser así incumplirías los requisitos ya mencionados, por lo cual afectaría tu solicitud del Régimen Simplificado.

¿Quiénes pertenecen al Régimen Simplificado?

El Régimen Simplificado protege a todos los negocios que las políticas económicas de la DIAN consideran como pequeños negocios. Entonces, al entender que son comerciantes con menor poder, los impuestos sobre el valor de ventas son diferentes a los del Régimen Común.

Por lo tanto, al Régimen Simplificado pertenecen las personas naturales que, al dedicarse al comercio, venden en pequeñas cantidades. Es decir, los minoristas son el primer gran grupo que puede hacer la solicitud y pertenecer al Régimen Simplificado.

A su vez, los agricultores y ganaderos cuyas actividades sean gravadas deben hacer su debida declaración de impuestos. Debido al poder adquisitivo menor que generan, por lo general suelen ser también candidatos a pertenecer al Régimen Simplificado.

En contraste, aquellas empresas más grandes y con mayor valor no entran dentro de los requisitos del Régimen Simplificado. Este tipo de negocios mayores suelen tener que declarar bajo el factor de Régimen Común.

Sin embargo, en caso de que aún tengas la duda, siempre debes tener en cuenta que la cantidad de UVT que factures al año es lo más importante. Los requisitos generales le impiden pertenecer a esta modalidad a cualquier empresa que supere las 3.500.

Diferencias entre Régimen Simplificado y Régimen Común

En Colombia, el valor al impuesto agregado (IVA) corresponde al 16% del valor del producto o servicio. En la declaración de impuestos existen dos tipos de personas: aquellos que lo tributan al pagar su porcentaje en cada compra y los “responsables”.

El primer grupo es el ciudadano común que no ejerce labores en el mercado, mientras que el segundo son los comerciantes. Dentro de este grupo, los responsables son quienes deben hacer su recaudación de impuestos y pagar al Estado.

Entonces, todos los comerciantes, empresa o compañías deben hacer su declaración de impuestos. Algunos lo hacen a través del Régimen Común y otros por el Régimen Simplificado, pero no estos no son exactamente iguales.

En sí, las diferencias básicas de estos regímenes son:

  • Los del Régimen Común deben llevar, de manera obligatoria, la contabilidad. En cambio, los de Régimen Simplificado solo deben hacerlo si realizan avances mercantiles.
  • Aquellos comerciantes pertenecientes al Régimen Simplificado no están obligados a expedir facturas, mientras que los del Régimen Común sí.
  • Los del Régimen Simplificado pueden sufrir retenciones especiales por parte de los que forman parte del Régimen Común.
  • Todos los comerciantes o empresas del Régimen Común deben presentar su declaración anual, mientras que los del Régimen Simplificado no.

Básicamente son diferencias en la declaración, en la emisión de algunos documentos y en la frecuencia de entrega de ciertos requisitos. Debido al poder económico de las empresas que no pertenecen al Régimen Simplificado, la declaración de impuestos es un poco más compleja.

Recuerda que todas las personas, compañías, empresas o comercios que tengan personería jurídica pertenecen al Régimen Común. Adicionalmente, irán en este apartado las empresas que excedan los montos de UVT que específica la DIAN en la declaración de impuestos.

¿Cómo saber si cumplo los Requisitos para pertenecer al Régimen Simplificado?

Una de las dudas más grandes respecto a estos temas en Colombia es sobre cómo saber a qué régimen pertenecen las empresas. Por lo general, los requisitos de cada tipo suelen diferenciar muy bien a las compañías, pero hay algunas que pueden identificarse con ambos requisitos.

Por ello es importante recordar que el Régimen Simplificado es solo para los pequeños negocios. Las empresas pueden valerse por dicho título siguiendo los requisitos previamente mencionados, pues las que no cumplen con ellos no pueden pertenecer a esta modalidad.

No obstante, lo más importante que debes saber es el límite general de las UVT. En las solicitudes para pertenecer al Régimen Simplificado se le pide a las empresas no tener ingresos mayores a las 3.500 UVT. Asimismo, tampoco pueden tener consignaciones bancarias, inversiones o depósitos que superen esta cantidad.

El motivo general de esto es simple: se asume que las empresas que manejan estas cantidades no son pequeños negocios. Por lo tanto, si quieres inscribir a tu empresa en el Régimen Simplificado y manejas más que estas cifras, es probable que tu solicitud sea rechazada.

¿Qué es el Régimen Simplificado?

Como habrás podido leer, el Régimen Simplificado es un modo diferente de declarar los impuestos. Es una legislación que aplica para los denominados “pequeños comerciantes”, pues se entiende que su poder económico dentro del mercado es menor.

Se entiende por estos pequeños comerciantes a aquellas empresas o compañías que cumplen con los requisitos que marca la DIAN. Además de esto, deben entrar dentro del límite económico que suponen las 3.500 UVT para consignaciones bancarias e inversiones, pues todas las empresas que lo sobrepasen no podrán pertenecer al Régimen Simplificado.

Si bien todos estos trámites pueden ser un poco complicados, es una declaración anual que suele simplificarse si tu empresa pertenece al Régimen Simplificado. Estos procesos los lleva a cargo la DIAN, que es la empresa colombiana encarga de la recaudación de estos impuestos.

Cuando las empresas van a ser su declaración, la principal duda suele estar en el tipo de régimen al cual pertenecen. Muchos se pueden preguntar si su empresa, aun cuando pertenece al Régimen Común, puede o no pertenece al Simplificado. La respuesta se obtiene al ver si los gastos, calculados en UVT, superan o no la cifra máxima.

No obstante, ambas modalidades tienen diferencias muy marcadas, las cuales suelen verse en los procesos de declaración. Mientras que las empresas del Régimen Simplificado no deben entregar declaraciones especiales ni emitir facturas, las del Régimen Común sí tienen que hacerlo.

Artículos relacionados que te pueden interesar

Requisitos para Votar: Pasos, Mesa Electoral y MÁS

Los requisitos para votar en Venezuela es una formalidad que deben manejar todos los ciudadanos. En relación a lo mencionado ...
Leer Más

Requisitos para Registrar una Marca: Pasos para el Registro y MÁS

Registrar una marca es uno de los procedimientos más idóneos que debes hacer, si tienes algún servicio o producto que ...
Leer Más

Requisitos para registrar un bebé recien nacido en Colombia: Tiempo que se otorga y MÁS

Si usted es padre primerizo y se está preguntando cómo Requisitos para registrar un bebé recien nacido en Colombia o ...
Leer Más

Requisitos para Préstamo en Bancolombia: Tipos de préstamo, Documentos y MÁS

Los Requisitos para Préstamo en Bancolombia son información de suma importancia para todos aquellos que necesiten cierta ayuda monetaria para ...
Leer Más

La Mejor Página de Trámites

Search
Generic filters

Deja un comentario